Celaya

Se preparan para vestir al “Niño Dios” el día de la Candelaria

Levantar y vestir al Niño Dios es una de las tradiciones más arraigadas en Celaya que difícilmente podría desaparecer, no sólo por la religiosidad de los feligreses, sino porque las nuevas generaciones también están adoptando la tradición de presentar al Hijo de Dios en el día de la Candelaria, 2 de febrero.

Así lo expuso Joaquín Hernández, quien junto con su hermana María de Jesús, hacen los vestidos y la ropa para el Niño Dios, generando además cuatro empleos más en el mercado Morelos, en donde tienen su taller desde hace más de 20 años.

Comentó que su padre, el señor Joaquín Hernández, venía telas, pero debido a la llegada de Parisina, bajaron sus ventas y se vio en la necesidad de cerrar el negocio; sin embargo, gracias a un amigo, ya de edad, y que vendía algunas vestimentas, le enseñó el arte de vestir al Niño Dios, y también lo empezó hacer.

En el primer año que empezó a elaborar los vestidos y ropa del Niño Dios, tuvo una buena respuesta, y hasta ahora, es el centro de distribución más importante de Celaya, ya que llegan a vender más de mil piezas en los últimos días previos al 2 de febrero, día de la Candelaria.

“Sabemos que la gente lo deja todo al último, por eso en este momento las ventas está bajas, pero a partir de la próxima semana, se incrementan las solicitudes para la ropa que se utiliza a fin de vestir al Niño Dios”, comentó.

Dijo que desde la próxima semana, podrían vender hasta 100 vestidos por día, ya que la tradición sigue arraigada en el municipio, pero además porque las nuevas generaciones también están asumiendo la tradición de los abuelos y de los padres, porque de pequeños los llevaron a las posadas.

Contextualizó que a partir del 2 de febrero se viste al Niño Dios, y la fecha límite es hasta el 13 de febrero, un día antes del carnaval, porque después inicia la Semana Santa, y en esta ocasión se adelantó.

Dijo que para este año tienen menos tiempo para que la gente vista a su Niño Dios, ya que el año pasado se vestía del 2 de febrero y hasta marzo, pero ahora serán pocos días, del 2 al 13 de febrero, lo que seguramente afectarán las ventas.

Por último, comentó que la ropa de un Niño Dios, en la Ciudad de México, se encuentra hasta los 490 pesos, mientras que la misma ropa, pero en Celaya, el precio es de 290 pesos; y la ropa más económica es hasta en cien pesos.