Columna,

La principal razón: la incompetencia de los gobernantes