Columna,

El “activismo” cómodo de las redes sociales